jueves, 7 de diciembre de 2017

Una Villa Navideña / Galletas de jengibre y canela



Una villa de casitas de jengibre 
con la que como chiquilla 
he disfrutado de cada detalle en su construcción,
 un regalo especial con mucho mimo...

Reaparezco luego de varios días de viaje ya por fin desde otras latitudes, desde mi tierra natal, rodeada del frío y humedad característica de esta zona, la verdad que el cambio de temperaturas es brutal luego de estar en el verano brasileño y de los atardeceres más espectaculares que haya visto, llegamos al otro contraste donde el frío de la capital de Colombia en las noches penetra los huesos..., entre sus cerros orientales que circundan esa parte de la ciudad y que luego de salir y regresar se extrañan y se quieren...., entre el bullicio de las calles, el ambiente navideño a flor de piel y esta noche del día (7) con la celebración de "día de las velitas" se inician las fiestas de Navidad en el país, entre velas de colores, faroles de mil formas que colgando entre techos de casa o quizás entre jardines enterrados cuales flores de botellas recicladas, alumbran y decoran las casas, vísperas del día de la Inmaculada Concepción, a lo largo y ancho de Colombia se encienden velas, faroles de todos los tipos, en algunos lugares lanzan pequeños globos de papel. La primera reunión de las familias o de amigos se lleva a cabo en este día, previo a la novena de aguinaldos y en casa seguramente habrá un plato de esta Lechona, algunos buñuelos con natilla, empanadas, pasteles, quizás también tamales y por supuesto galletas, muchas galletas de diferentes variedades... 
 
Hoy he escrito esta entrada finalizando la tarde del día, porque no alcancé a redactarla y no podía dejar pasar más días para participar de una invitación muy especial que recibí de mi querida amiga Angélica con su blog Bizcochos y Sancochos una convocatoria que nos invita a unirnos a su segundo Parrandón Navideño, acá el Primer Parrandón por si lo quieren ver una iniciativa que convoca a reunirnos en torno a las Navidades del mundo porque son varias las participaciones desde diferentes lugares del planeta. 
Esta receta la hice desde Brasil, en una tarde de aquellas donde te puedes sentar con toda la luz del sol del verano, donde los días rinden mucho gracias al horario y donde entre pajaritos y parejas de loros en medio de grandes atardeceres he invocado la nieve y el frío de otras latitudes; y es que, desde el año pasado había quedado con la espinita de hacer unas casitas de galletas de jengibre, las clásicas galletas decoradas con formas de copos de nieve, hombrecitos de jengibre, campanas, botas navideñas, Papá Noel, bastones de navidad, arbolitos y muchos otros motivos.
 
Las casitas de jengibre siempre fueron mi sueño de niña, recuerdo que alguna vez en el colegio hicimos unas casitas pero no eran de galleta, eran como de cartón decorándolas con dulces de colores (la verdad no recuerdo muy bien como terminaron siendo, pero no quedaron comestibles...), ya saben que me gustan mucho este tipo de cositas pequeñas y detalladas..., inicialmente quería hacer una gran casa, pero no era practico porque solo somos dos y no tendría donde guardarla..., entre mis búsquedas, cuando vi esta idea de mini casitas navideñas, para poner en tazas de chocolate, o simplemente para decorar en versión personal y miniatura una rica taza de té... (no pude sacarme la idea de la cabeza y  acá con las famosas casitas, y un sueño cumplido). 
Como verán la receta es la clásica y sencilla receta de galletas de jengibre a la que le adicioné canela porque me fascina caneluda además de darle un color más bonito.  Claramente estas galletas se hacen con los moldes que más gusten..., en mi caso el reto era hacer las casitas pequeñitas, una cosa como de rompezabezas, donde cada pared, techo, fachada ha sido cortada en un molde que saqué de la misma página acá porque aunque se pueden personalizar, el tiempo no me dio para hacer alguna diferenciación y aproveché el molde. Así que, bisturí en mano y molde cuadrado para alguna pared que me sirvió... el resto lo hice de la manera casera y lenta (saben que la paciencia es mi fuerte, entre el conteo de número de fachadas, paredes laterales, techo a dos aguas... las piezas las tenía claras, luego repetir el proceso de cortar muchas veces... en total hice unas 22 casitas). El restante lo hice cortando muñecos de nieve abrazando una almendra. Luego el cemento que sería un glaseado real realizado con clara de huevo y esencia de almendra quedó de ensueño.  
Luego de tener todas las mini piezas del rompecabezas horneadas, la tarea era primero pegar las casitas, luego de tenerlas todas pegadas ya lo otro era pura diversión, a decorar techos y a cubrir de nieve y algunas chispas de chocolate blanco y de colores. Y finalmente..., a disfrutar de cada bocado, porque aunque regale algunas para una familia muy especial para nosotros, las otras fueron disfrutadas especialmente en desayunos y es que cada detalle es un placer para los ojos..., son tan pequeñitas que que resultan ser una monería especial, hasta para el pesebre podrían servir..., la verdad es que han sido unos bocados de mucho mimo, de varias horas de armado y de disfrute porque este tipo de cosas para mí son un hobby. Quizás porque las maquetas y todo lo que tenga piezas para armar hacen parte también de lo que estudié. Así que, les dejo la receta y paso a paso, porque sé que aunque llevan trabajo, quizás alguien pueda gustar de hacerlas y aterrizar un poco el proceso con el paso a paso que les dejo. 
 
Para quienes no tienen la paciencia, esta receta es súper sencilla, (con  la reducción inevitable que hago de azúcar y mantequilla en el glaseado compensa por completo con el dulce), cabe decir que es una novedad para mí la manera en que se mezcla la miel con el azúcar, le da un sabor diferente muy rico y creo que la textura también se modifica gracias a esto. Es una receta muy fácil, que la dificultad se da a la hora de decidir si haremos o no las casitas, si será una gran casa o unas pequeñas, si haremos formas con cortadores..., se puede hacer con cortadores a gusto y disposición de los que tengan a mano. Estas galletas las hice en dos tiempos, el día 1 las corte y horneé. El día 2 las armé y las decoré. Este es un capricho que tenía entre mis deseos culinarios navideños y ha sido una villa de casitas que he disfrutado por completo. 
 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Tiempos}
     Tiempo de preparación galletas: 20 minutos
       Tiempo de cortado en caso de las casas con cortadores a mano: un par de horas ;)
       Tiempo de horneado: 5-7 minutos si son pequeñas galletitas*
       Tiempo de armadoy pegado: 40 minutos
       Tiempo de decorado: 20 minutos
* En caso de ser más gruesas y grandes las galletas gastarán algunos minutos más, unos 10-12 es importante revisarlas, en mi caso cuando han adquirido un ligero color dorado las he sacado. 
__________________________________________________________________________________________________________

Ingredientes:
Una Villa Navideña / Galletas de jengibre y canela 
[ Para unas 40 casitas pequeñas en mi caso hice 22 y las otras las dejé para utilizar cortadores con formas de muñequitos de nieve ]

[Para las galletas]
- 320 gr de harina de trigo
- 100 gr de miel
- 50 gr de azúcar glas
- 70 gr de mantequilla fría rallada
- 1 huevo
- 1 cucharadita de bicarbonato
- 2 cucharaditas de jengibre en polvo
- 1 cucharada de canela en polvo
- pizca de sal

[Para el glaseado real]
- 150 gr de azúcar glass
- 1 clara
- 3 cucharaditas de vinagre blanco
- 1 cucharadita de esencia de almendras
_____________________________________________________________________________________



«PREPARACIÓN»
1. En un bol tamizar la harina, adicionar la pizca de sal, el polvo de hornear, el bicarbonato, la mantequilla y el huevo. Mezclar hasta tener una consistencia como de arena húmeda. 
2.  Aparte en un cazo diluir la miel, junto con el azúcar y las especias, mezclar bien, dejar templar un poco y adicionar a la mezcla de harina. Remover con ayuda de una cuchara (teniendo precaución en caso de que la miel este muy caliente, la idea es dejarla templar para poder amasar). Amasar hasta tener una mezcla homogénea y formar una bola. Dividir la masa en dos, formar un cilindro o rollo y llevar a refrigerar por unos 20 minutos. 

3.  En caso de hacer las casas, sacar los moldes (en mi caso utilicé el negativo o sea la plantilla de acetato completa con la forma de la casa por dentro, para calcar cada pieza en la masa extendida). Una vez tenemos la plantilla, con ayuda de un bisturí, extender la masa lo más que se pueda dejándola de unos 2-3 mm de espesor y comenzar a cortar con la guía de la plantilla, sacar la cantidad de fachadas, paredes y techos que necesitemos. El restante se puede cortar con cortadores a gusto, de igual manera se puede extender con un mayor grosor en caso de hacer muñecos de nieve o algún otro motivo. 
4. Precalentar el horno a 180ºC. 
5. Una vez cortadas las piezas, disponerlas en una bandeja pasada por mantequilla y harina.  
6. Hornear las partes o galletas por unos 5-7 minutos, retirar del horno y dejar enfriar bien. Una vez frías ponerlas en un recipiente de vidrio hermético. 

{Para decorarlas con glaseado real}

7. Para el glaseado, en una taza, cernir el azúcar glas, adicionar la clara de huevo, el vinagre blanco y la esencia de vainilla, mezclar todo hasta tener una consistencia espesa y homogénea (en caso de necesitar diluir más el glaseado, adicionar un poco más de vinagre blanco, es importante decir que no debe quedar muy liquido, la consistencia es como se ve en la foto con la cuchara que forma algo de picos). Poner el glaseado entre una manga con punta redonda pequeña y lisa.


8. Una vez tenemos las partes de las galletas y el glaseado entre la manga, lo que viene es el armado de cada casa, abajo les dejo una muestra


Y luego de tenerlas armadas y de haberlas dejado unos 20 minutos secando, las decoramos a gusto con un poco más de glaseado y chispas de chocolate.  



«PASO A PASO»




1. En un bol tamizar la harina, adicionar la pizca de sal, el polvo de hornear, el bicarbonato, la mantequilla y el huevo. Mezclar hasta tener una consistencia como de arena húmeda. 
2.  Aparte en un cazo diluir la miel, junto con el azúcar y las especias, mezclar bien, dejar templar un poco y adicionar a la mezcla de harina. Remover con ayuda de una cuchara (teniendo precaución en caso de que la miel este muy caliente, la idea es dejarla templar para poder amasar). Amasar hasta tener una mezcla homogénea y formar una bola. Dividir la masa en dos, formar un cilindro o rollo y llevar a refrigerar por unos 20 minutos. 

3.  En caso de hacer las casas, sacar los moldes (en mi caso utilicé el negativo o sea la plantilla de acetato completa con la forma de la casa por dentro, para calcar cada pieza en la masa extendida). Una vez tenemos la plantilla, con ayuda de un bisturí, extender la masa lo más que se pueda dejándola de unos 2-3 mm de espesor y comenzar a cortar con la guía de la plantilla, sacar la cantidad de fachadas, paredes y techos que necesitemos. El restante se puede cortar con cortadores a gusto, de igual manera se puede extender con un mayor grosor en caso de hacer muñecos de nieve o algún otro motivo. 
4. Precalentar el horno a 180ºC.
5. Una vez cortadas las piezas, disponerlas en una bandeja pasada por mantequilla y harina. 
6. Hornear las partes o galletas por unos 5-7 minutos, retirar del horno y dejar enfriar bien. Una vez frías ponerlas en un recipiente de vidrio hermético. 


{Para decorarlas con glaseado real}


7. En una taza, cernir el azúcar glas, adicionar la clara de huevo, el vinagre blanco y la esencia de vainilla, mezclar todo hasta tener una consistencia espesa y homogénea (en caso de necesitar diluir más el glaseado, adicionar un poco más de vinagre blanco, es importante decir que no debe quedar muy liquido, la consistencia es como se ve en la foto con la cuchara que forma algo de picos). Poner el glaseado entre una manga con punta redonda pequeña y lisa.


8. Una vez tenemos las partes de las galletas y el glaseado entre la manga, lo que viene es el armado de cada casa, abajo les dejo una muestra


Y luego de tenerlas armadas y de haberlas dejado unos 20 minutos secando, las decoramos a gusto con un poco más de glaseado y chispas de chocolate. 










Acá pueden ver el compilado de recetas del segundo 
Parrandón Navideño 






*
* *


En cuantos al viaje nos fue muy bien, un poco largo porque hay que salir del interior del Estado con destino a São Paulo (capital) en bus, luego esperar a tomar el avión (horas en las que tuvimos una experiencia para nunca olvidar...), y luego el viaje de casi 6 horas, de las cuales 5 de ellas son atravesando una parte de Brasil y los otros 40 minutos la parte de Colombia hasta llegar a casa..., llegamos tan cansados que no pude aparecerme sino hasta ahora..., sé que ando perdida por sus cocinas, esta fin de semana adelantaré visitas porque muero de ganas de ver tantas cosas que en este tiempo se cuecen con tanto mimo y cariño.  

*

Casi no llego en este día, pero en pleno comienzo de noche de velitas desde acá, prendemos oficialmente los aires de Navidad y el espíritu de la unión en familia que tanto me gusta de estas fechas, encenderé algunas velas por los buenos deseos y buena energía para cada uno, mañana comienzo mi tour adelantando visitas, porque las ganas de provocarme de todas las delicias no para. 





***
*

***
*


*****


Muchas gracias por pasar por éste rincón,
lleno de poesía de sabores, de sentimiento,
de pensamientos; que para muchos
son recetas conocidas,
para otros descubrimientos completos,
y para otros tantos, recuerdos de la infancia ó
remembranzas de algún instante especial
y para mi son todas estás y muchas más..,
entre nuevos retos que día a día me llevan a explorar
dotes que desconocía y que enriquecen mi alma, cuerpo y ser. 


Agradezco cada comentario y estaré atenta a las dudas que se presenten


···
_____________________________________________

Me encuentran en: 


Instagram   / Facebook  / Twitter  / Pinterest 

#poesiaculinaria   ·         @poesiaculinaria 

___________________________


[❤︎]

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

18 comentarios:

  1. ¡Pero que preciosidad por favor! Las estaba viendo estos días en Pinterest pero las tuyas al ser pequeñitas me gustan más! A mi casi que me daría pena luego comerlas! jeje

    Preciosa receta para este Parrandón del que estoy gratamente sorprendida con tantas recetas ideales!

    Un besote desde España!

    ResponderEliminar
  2. Primero que nada, la villita te ha quedado hecha un encanto se ve que le has puesto un montón de cariño y dedicación. Por otra parte, que bien que hayas podido disfrutar de unos días, eso siempre sirve para levantar los ánimos. Besos

    ResponderEliminar
  3. Espectaculares tus casitas de jengibre Nati, son una pasada, y tu paciencia ni hablar. Te han quedad preciosas, como siempre se ve todo el cariño que le pones a tus recetas. Nunca he hecho las galletas de jengibre con mile, la proxima vez, lo probaré. Y las casitas en algún momento tengo que hacerlas, porque son de más chulas y divertidas, entran en mis pendientes. Felicidades mi Nati, tu Villa a quedado hermosa, sentí todo el amor que le pusiste en cada una de tus palabras y en tus imagenes. Como siempre te digo disfruta mucho de tu navidad en casa, de tu familia, de tu tierra, del frío y humedad, de todo. Mima, abraza, dile 1500 veces cuantos los amas a tus seres queridos y disfruta que te mimen y te consientan a ti. Disfruta mucho Nati.

    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  4. Querida Nati:
    En primer lugar, decirte que me alegra una barbaridad que ya estés en casa, en tu tierra querida, a pesar de las dificultades del viaje.
    También, gracias por regalarnos una descripción tan especial de la fiesta de las velitas. No la conocía y me ha llegado adentro.
    Me gustaría que ese espíritu navideño no se perdiera como ya está ocurriendo en mi país y en tantos lugares en los que las tradiciones foráneas y el consumo sin sentido, nos invaden.
    Como siempre, eres la reina de los retos. Tu paciencia, esfuerzo, creatividad y saber hacer, no tiene límites.
    Es un disfrute venir a verte, leerte, ver las fotos...
    Estas casitas están armadas desde el corazón y no sólo estarán bien buenas, sino que son preciosas.
    La idea del pueblo de casitas, es maravillosa. Podrías haber armado un Belén con todas ellas y los muñecos de jengibre.
    Felicidades porque aunque no hay premio, te lo llevas seguro en cada comentario.
    Mi regalo fue poder oír tu voz el otro día. Repetiremos.
    Recibe un beso muy fuerte de corazón, querida amiga.
    Disfruta de los tuyos mucho.

    ResponderEliminar
  5. Hola Natalia, has elaborado unas galletas ricas y delicadas para el parrandón. Me han encantado nada más verlas, me recuerdan los belenes navideños con sus mil y una figuritas. Un buen trabajo que se verá recompensado por el reclamo de todos porque es precioso y delicioso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. que preciosidad de casitas Nati, desde luego que trabajo te tomas siempre para hacer tus recetas y que buenas y bonitas te salen, no ecuerdo si te he felicitado por tu premio en casa de Maggie, pero te digo que me alegré mucho porque te lo mereces de verdad.
    Te mando un gran beso y te deseo a ti y tu familia una feliz preparación de las fiestas de Navidad y una Navidad maravillosa.
    Muchísimos besos
    Rosa

    ResponderEliminar
  7. Hola guapísima !!!
    Ya en tu tierra patria, eh??? se te nota la contentura en cada una de tus palabras Nati.
    Verás, hacerlas como que no, no soy tan mañosa como tú ni tengo paciencia para estas florituras (mi paciencia solo se aplica a las masas de pan, ja) pero disfrutar mientras te leía, veía el paso a paso tan maravilloso y verlas terminadas . . . nena, esto es un espectáculo brutal.
    No es que hayas hecho una casa, es que has montado un pueblo de la nada. Vamos, que ya puedes decir que tienes pueblo propio y llamarlo Villa Nati con todas las de la ley jajaja
    Disfruta mucho estos días, la sensación de volver con los tuyos, es algo increible ¿verdad?
    Besotes gordos mi niña, feliz finde.

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que don una monada estas casitas.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Oh, qué envidia me das con estas casitas, Natalia (envidia de la buena, ehh)!! Y es que yo también tengo ganas de hacer una casita, pero de las grandes para navidad, pero reconozco que me falta el tiempo, pero ganas tengo. Yo también soy de las que disfruta con paciencia de elaborar cosas así, porque otra cosa no, pero paciencia, tengo un rato, ja, ja. Pero es más la paciencia que tengo que la perfección, pero si no me pongo nunca a ello, si que no puedo perfeccionar nunca. Las tuyas han quedado PRECIOSAS, una auténtica monada, diminutas y casi de bocado, ideal para acompañar un té o un chocolate navideño. Me has dejado enamorada.
    Me alegro de que hayáis llegado bien y que ya te haya inundado el espíritu navideño, pero con todo el día tan bonito que habéis llevado con el encendido de los faroles y las velas, es para llenarte del todo de ese espíritu. Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Nataliaaaaa, he caído rendida con estas casitas, es que cada detalle es una preciosidad, realmente se nota que has disfrutado su elaboración.
    Yo también tengo la idea de hacer una casita con mi niña por estos días, pero las haría mas grandecitas pero no una tan grande que también tenga luego el problema de donde guardarla o que hacer con todo ese dulce, jaja!
    Me gusta la manera como usas el acetato para los moldes y la receta de la glasa me la guardo porque me parece super fácil, he visto otras mas trabajosas, esta es sólo mezclar y usar!
    Como te decía en el face, en el pueblo de Mucurubá también hacen esa fiesta de las velitas, pero en la plaza del pueblo, es un espectáculo, aunque no he ido a esa fiesta si he ido al pueblito, y es encantador.
    Compartimos contigo la alegría de disfrutar y compartir la reunión con tu familia y tu tierra.
    Mil gracias por participar en el Parrandón con esta bella receta, todas coincidimos en la alegría de niñas que nos dan estas casitas tan monas.
    Besos querida amiga!

    ResponderEliminar
  11. Preciosas las galletitas y menuda trabajera!!! Madre mía, montaste la villa entera. No te faltó nada, jeje!! Me han encantado. El jengibre me vuelve loca y las galletas más. Besitos, preciosa!

    ResponderEliminar
  12. Hola Nati, son unas casitas espectaculares y preciosas, cuanto trabajo!! eres toda una artista de de las galletas :) jaja, me alegro de leerte de nuevo, un beso!

    ResponderEliminar
  13. Madre mía que pedazo de trabajo te quedan super cuquis y vaya paciencia que tienes, con mi paciencia tendría que hacer una gigante y ya jejeje
    Geniales cielo
    besss

    ResponderEliminar
  14. ¡Madre mía Nati, eres una pedazo de artista! No sé si sólo has sacado la idea de ese blog polaco, pero ni con traductor sería capaz de hacer algo tan perfecto, y entrañable. Es una idea muy cuca, la de hacerlas para ponerlas en las tazas, ya las había visto en Pinterest, pero me parecía algo como fantasioso, pero tú una vez has demostrado que más hace quién quiere, que el que puede, porque te has montado toda una aldea, ¡de cuento!
    Besos. Disfruta de estos días con tu familia.

    ResponderEliminar
  15. Hola Nati, vaya trabajo que te has dado!! Me encantan estas casitas tan bonitas y tan deliciosas. Pena da comerlas. una aportaión preciosa al parrandón, estoy encantada con leerte y con venir a disfrutar contigo, mil gracias!!!Un beso!

    ResponderEliminar
  16. Nati ya sabes que venir a tu cocina es un bálsamo para mí. Todo lo que haces me resulta fascinante, eres una persona paciente, metódica y que parece que no encuentra límites porque te atreves con muchísimas recetas y todas te quedan que parecen pintadas más que cocinadas ¡no sabes lo que me alegro de haberte conocido! Entre los días de fiesta y el fin de semana en casa no me he podido conectar. Sí que entro a través del móvil en redes sociales pero lo demás cuesta más desde el pequeño aparatejo así que hasta hoy no he podido visitar las recetas amigas del Parrandón que me faltaban.

    Tus casitas me fascinaron al primer vistazo. Desde pequeña sueño con hacer una casita de jengibre y veo que también era tu sueño que has cumplido con motivo de este evento. Te imagino haciendo casitas al sol y el calor del verano y no me pega por mucho que estemos en diciembre. Para mí la navidad siempre va envuelta en frío y no sabría celebrarla ni disfrutarla con calor así que entiendo perfectamente que el espíritu de la navidad te invada al llegar a tu hogar materno.

    Veo que habéis tenido algún incidente para llegar, mejor olvidarlo como comentas, y disfrutar de estos días en buena compañía. Con tu permiso me llevo una casita para Lara que seguro la disfruta mucho

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola, Nati!
    ¡Cómo quisiera que la luz de los días me rindiera! ¡Y cómo quisiera hacer galletitas igual de bonitas que las tuyas! ¿Cómo es que haces para que todo te quede tan divino?
    Me llevo media villa de galletas.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  18. te han quedado unas casitas monisimas ! y seguro que muy ricas también ,tienes una paciencia que para mi la quisiera, llevo un par de años deseando hacer la casita de jengibre y aun no me he decidido y eso que yo la quiero grande
    Besitos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar este rincón y dedicar un momento de tu día para pasarte por acá, lo aprecio mucho. Siempre bienvenido a este taller mágico de Poesía Culinaria. ^_^